Origen de los apellidos

El origen de los apellidos se atribuye al momento que hubo necesidad de llevar un registro escrito sobre todas las personas. Se cree que este registro se extendió en la Edad Media.

Se considera que el inicio de los apellidos fueron extensiones, apodos del nombre de pila para diferenciar personas con nombres iguales pero de distintas familias. Estos apodos para diferenciarse estaban relacionados con varios aspectos relacionados con el padre o con el miembro más conocido del grupo familiar. Aspectos como podían ser simplemente el nombre de esta persona, su oficio, su origen de residencia o incluso algún aspecto característico del físico o de una historia o anécdota vivida. Ejemplo de los apellidos relacionados con el nombre de la persona, son los apellidos acabados en "ez", que significa "propiedad de". Así podías ser Juan hijo de Fernando y se registrado com Juan Fernandez, como ser Juan nieto de Martín, y llamarte Juan Martínez.

Puedes consultar los apellidos en Genoom.